Publicado en Consejos

Con el paso del tiempo o algún golpe, es fácil que aparezcan arañazos en los espejos. Un espejo arañado rompe con la estética de nuestra casa y con la función para la que debe servir. Por eso, si tu espejo tiene arañazos superficiales, debes poner en práctica los siguientes trucos:

1. Quita el espejo de la pared y colócalo sobre un trapo suave, poniendo el aluminio al descubierto.

2. Esparce algunas gotas de pasta dental blanca (no gel) en los rayones y frota. Cuando se haya secado, limpia con un trapo suave.

3. Mezcla pasta de mostaza seca y vinagre en los rayones. Frota las partes arañadas. Es el mismo procedimiento que con la pasta dental, pero hay espejos que se reparan mejor con la pasta de mostaza. Limpia con un trapo de nuevo.

4. Si el rayón es demasiado grueso, tendrás que llevar tu espejo a tu profesional para que lo abrillante de nuevo.

¡Tu espejo ya estará listo y como nuevo!