Publicado en Consejos

Definir el sistema de enfriamiento adecuado en cada hogar es una tarea ardua, y nos ayudará a sobrellevar las altas temperaturas en época estival. Como suplemento se pueden tener en cuenta otras medidas que pueden llevar a la práctica en sus hogares.

Las altas temperaturas que se registran a lo largo de todo el verano en nuestro país hace que, nuestra estancia en casa sea difícil de soportar. La sensación de sofoco y cansancio lleva a muchos españoles a instalar equipos de aire acondicionado para sobrellevar el bochorno.

No obstante, aquí traemos algunas alternativas que podrán ayudar a mantener tu casa a una buena temperatura sin necesidad de recurrir a los sistemas de refrigeración. Son sencillos y económicos trucos que a continuación detallamos:

1. Orientación 

Escoger una vivienda cuya orientación este predispuesta a evitar las horas de sol es del todo complicado, pero es cierto que una buena disposición de las habitaciones puede hacer que evites los golpes fuertes de sol.

Aconsejamos que la distribución de las estancia sea acorde a la vivienda, es decir, instalar los dormitorios en la zona este de la casa para que se mantengan frescos durante el día y colocar toldos y persianas en la zona sur para que hagan de barrera mientras el sol incide directamente.

2. Ventanas 

Ventilar es una acción primordial para que el aire se refresque y no es necesariamente sinónimo de entrada de calor. Por ello aconsejamos abrir las ventanas que estén enfrentadas durante la noche o en aquellas horas en las que el sol no incide de forma intensa.

Además, persianas y contraventanas que protejan de la radiación solar reducirán la sensación térmica en tu hogar. Como recomendación práctica, el color oscuro de los toldos evitará el efecto lupa y reducirá hasta unos 10ºC la temperatura en el interior.

3.  Pasos básicos 

Finalmente hay algunos trucos básicos que nunca están de más y pueden favorecer a mantener a buena temperatura tu casa.

Entre ellos, regar con asiduidad las plantas para que refresquen la atmósfera del hogar al igual que rellenar un barreño de agua para que se evapore. Evitar encender fuentes de calor como pueden ser el horno o la secadora.