accidentes

Publicado en Consejos


Agua, jabón y azulejos pueden ser una combinación fatal, de ahí que la mayoría de accidentes domésticos ocurran en el baño. Y los accidentes infantiles por descuido de los adultos son los más  populares. De hecho, según un estudio realizado por la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria y la Fundación Mapfre, de entre los niños de uno a cuatro años —67,7% del total del estudio, que va hasta los catorce años—, el motivo del 60,16% de los accidentes ha sido por descuido o distracción de los adultos que estaban a su cargo.

Aún así, tengas la edad que tengas, hay que estar muy atento en esta actividad tan cotidiana como es la ducha.

Aquí podrá leer algunas recomendaciones para guardar la seguridad en el baño:

1. Si tienes la opción de decidir la decoración del baño, elige losetas antideslizantes que te ayuden para evitar resbalones mientras bañas al crío. Recuerda que si tú te caes, ¡él irá detrás! También puedes colocar alfombras en el baño para tal efecto y que además te ayudarán a recoger las salpicaduras de agua.

2. No importa la edad que tenga, coloca una alfombrilla de goma en la bañera. Esta alfombrilla se puede pegar con ventosas, evitando que se despegue. Para los más mayores bastará con una bañera o plato de ducha con texturas y una baranda en la pared que ayude a sujetarse.

3. Ten en cuenta la localización de los enchufes. Puede ser muy peligroso si hay algún electrodoméstico enchufado cerca del agua, ya que corremos el riesgo de ocasionar algún accidente grave. Es muy normal enchufar un calefactor en invierno, por lo que hay que prestar especial atención a este tipo de elementos ya que, entre los juegos, los juguetes y demás variables puede ser bastante peligroso.

4. Utiliza una goma presilla para sujetar la tapa del inodoro. Esta tira, fijada en la tapa y en la taza, hace que no pueda ser abierto por los niños ya que hay que liberar una de los extremos. Esto puede ser realmente útil cuando los más pequeños empiezan a andar, eliminando una de las variables.

5. Recuerda poner un filtro en el sumidero del baño y del lavabo para que no puedan meter los dedos y hacerse daño quedándose atascados.

6. Mantén en alto productos químicos de limpieza y los botes de champú y gel, ya que por sus colores resultan llamativos y probablemente irán directos a la boca.

7. Protege los picos y bordes afilados que tengas. Existen unas esquineras específicas para las mesas que te ahorrarán más de un disgusto.

Y, lo más importante, no dejes a tus hijos pequeños nunca solos en el baño. Cualquier distracción es una fantástica oportunidad para poner su imaginación a volar. Y ahora, ¡a disfrutar del baño!